ILUMINADA SIERRA: La Conductora de su Hogar…

ILUMINADA SIERRA: La Conductora de su Hogar…

EL UNIVERSAL entrevista a Iluminada Sierra, Alumna de nuestro Programa de Mujeres Emprendedoras en Cartagena de Indias.


Coomujervol se ha convertido para 60 madres cabeza de hogar, en una oportunidad de empleo con la que no descuidan la educación y la crianza de sus hijos. // ROSA MAZA

Conducir taxis es un oficio que a lo largo de la historia lo han ejercido generalmente los hombres.

En Cartagena, una mujer de 53 años, que no fue la primera ni la única en conducir un taxi, le cambió la cara al volante de este medio de transporte.

Iluminada Sierra, es la fundadora de Coomujervol, la Cooperativa de Mujeres al Volante, en la que ahora 60 mujeres taxistas buscan promover la equidad de género y la autonomía económica.

Iluminada nació en San Bernardo del Viento, Córdoba, y a los 10 años llegó a Cartagena para estudiar en el colegio. Es una madre ejemplar. Enviudó a los 22 años teniendo tres hijos pequeños y sin un sustento económico estable, por lo que aprovechó la oportunidad que una amiga le presentó: manejar un taxi por algunas horas.

“Cerré mi oficina estándar y abrí la móvil”
Estudió Secretariado Ejecutivo y pudo ejercerlo solo durante tres años, antes de que nacieran sus hijos. “Cuando mi esposo murió no tenía oportunidad de trabajo, así que me arriesgué y tomé la oportunidad que me dio mi amiga”, desde entonces, Iluminada conseguía el sustento de sus tres hijos manejando taxis en Cartagena.

“Estoy orgullosa de mi trabajo, con esto pude educar a mis hijos y todos son personas de bien. El mayor, de 36 años, es policía, mi segunda hija murió y dejó dos hijas, y mi tercer hijo estudió sistemas”, expresó Iluminada, con un cambio en su rostro al recordar la muerte de su hija.

Manejando taxi también pudo sacar adelante a sus dos nietas huérfanas, ya que el padre no se hizo responsable de ellas.

A los diez años de enviudar encontró el amor en otro hombre, un taxista, “es un esposo ejemplar, amoroso, que me convirtió otra vez en madre. A los años de casarnos nació Cristian, mi hijo menor que tiene 12 años”, dijo.

“Este trabajo me convirtió en una mejor madre”
Así lo afirma Iluminada, para ella, otro trabajo no le hubiese permitido estar pendiente de sus hijos, ni de asistir a las reuniones del colegio y tampoco de ir a almorzar todos los días con ellos.

Iluminada dice que “con mis nietas y mi hijo menor, he hecho lo que hacía con mis tres hijos mayores. Aunque es un trabajo duro y a veces excluyente entre el mismo gremio, soy una madre que está al pie de mis hijos, este trabajo me deja organizar mi horario y gracias a Dios todos son personas de bien”.

Para esta mujer, es una suerte poder disponer del tiempo para ser una verdadera madre y no una máquina que sale todos los días a buscar dinero y abandona los momentos más importantes de sus hijos.

Desde hace algunos años quería que otras mujeres que estuvieran a cargo de sus hogares, pudieran conseguir el sustento de sus hijos sin dejar de lado la educación y la crianza de ellos.

Nació Coomujervol
Conformó la cooperativa Coomujervol en noviembre del 2013 y aunque era una idea que nació hace más de seis años, solo hasta el 2010 pudo materializarse.

Con esta iniciativa, Iluminada y alrededor de 20 mujer más, querían prevenir la violencia contra la mujer en la ciudad y empoderarlas como género, “consiguiendo un sustento ellas mismas se convertían en mujeres independientes”.

Logró hacer una convocatoria con algunas entidades del Distrito y finalmente, 60 mujeres se inscribieron y fueron capacitadas por más de dos años en el oficio de conductoras con ayuda del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (Datt) y de la Unidad de Asuntos Para la Mujer, de la Secretaría de Participación Ciudadana y Desarrollo Social.

Durante esos dos años, también recibieron capacitaciones del Sena en emprendimiento, salud ocupacional, turismo y atención al cliente.

Finalmente, recibieron sus licencias de cuarta categoría y conformaron la Cooperativa de Mujeres al Volante, para ofrecer sus servicios a empresas o a particulares propietarios de taxis. Una cooperativa a la que esperan que se unan más mujeres conductoras que necesiten un sustento para su familia y así sean más quienes presten un servicio a los cartageneros con las tarifas justas y con la amabilidad que a otros taxistas les falta.

“Con este oficio se es madre y se es una mujer trabajadora, es algo que va ligado y que toda la que quiera a su familia y tenga las ganas, puede hacerlo”, finalizó Iluminada, deseándole un feliz día a las madres que “se parten la espalda por mantener a su familia y criar hijos de bien”.

Share Button

About author

Related Articles